Crema de guisantes con tosta de cecina de ciervo

La carne de ciervo tiene muchas características nutricionales, además de ser una carne muy sabrosa pero con menos calorías, colesterol y grasas que otras carnes rojas. Además de ser una carne que te permite crear una amplia gama de platos y fusionar ingredientes sin que pierda ese sabor intenso.

Hoy te traemos un plato sencillo pero con un alto valor nutritivo y que sorprenderá a tus invitados por su tonalidad y sabor.

  • duración 30 minutos
  • dificultad fácil
  • Nº de Personas: 4

Preparamos los ingredientes para la crema de guisantes:

  • 200 g guisantes congelados
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 200 ml caldo de verduras
  • 15 g de mantequilla
  • Aceite de Oliva
  • Sal y Pimienta negra
  • Tosta de Cecina de Ciervo
  • Pan de molde
  • Cecina de Ciervo Artemonte
  • Pera de Conferencia
  • Fresa
  • Brotes de canónigos

Es hora de cocinar:

Primero preparamos una sartén con aceite de oliva y pochamos la cebolla y el ajo picado fino y salpimentamos.
Cuando veamos que la cebolla ya esté blanda, añadimos los guisantes y rehogamos durante cinco minutos. (Nota: Si utilizais guisantes congelados el color de la crema será más intenso, si utilizar guisantes naturales el color será más pardo.)

Rápidamente añadimos el caldo de verduras y lo dejamos cocer unos ocho minutos.
Una vez que esté cocido lo colocamos en un recipiente y lo pasamos por la batidora para triturar todo junto con la mantequilla hasta que consigamos una crema fina. (Nota del cocinero: Si vemos que nos queda espesa, el truco es añadir más caldo de verduras.)

Para preparar la tostada que acompaña a la crema de guisantes, preparamos una rebanada de pan de molde y la aplastamos con un rodillo hasta conseguir una lámina fina, recortamos los bordes y hacemos unas tiras de unos 2 cm de ancho y las tostamos.

A continuación pelamos la pera y hacemos cubitos de 1 cm de lado. El truco está en marcarla un poco en la sartén para que se caramelice. Hacemos lo mismo con la fresa pero sin caramelizarla.

Vamos ahora con el toque final y montamos en cada una de las tiras de pan 2 lonchas de ciervo, 3 cubitos de pera y fresa y 3 brotes de canónigos. Acompañamos estas tostadas con la crema de guisantes calientes servida en una copa y para acabar regamos todo con un chorrito de Aceite de Oliva Virgen.

Esta receta sencilla y ligera es ideal para abrir boca como entrante en tus cenas o comidas. Una receta donde la cecina de ciervo da el toque de sabor intenso para un plato con personalidad que dejará a tus comensales con ganas de más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X